TEATRO DE LA MEMORIA
Contacto
TEATRO DE LA MEMORIA-TM-
INVESTIGACION: "UN VIAJE A LA FUENTE ORIGINAL"
=> "EL TEATRO DE LAS INDIAS" - ARTICULO
=> INCIDENCIAS DE LOS TEATROS INDIOS EN LOS TEATROS POSMODERNOS
=> "JAVIER, ARGONAUTA ESPIRITUAL"
=> "WAYANG-KULIT", TEATRO DE SOMBRAS
=> "EL ACTOR EN TIEMPOS DE GUERRA"
=> "DRAMATURGIAS DEL HORROR"
=> SOBRE "UR-HAMLET"-DEL ODIN TEATRET-SOFIA MONSALVE FIORI
=> TEATRO Y MEMORIA
=> "LA SEMILLA EN LA OBRA DE ARTE"
=> "LOS TEATROS DE GUERRA Y LAS GUERRAS DEL TEATRO"
=> "EL RETORNO DE LAS DANZAS SAGRADAS"
=> EL BAILE DEL MUNECO
=> "EL REGRESO DE LOS DIOSES A LA ESCENA"
=> ARTE Y ECOLOGIA- 'EL SACRIFICIO DE LA NUBE'
=> "DEL ANTIGUO, AL NUEVO TESTAMENTO DEL TEATRO"
=> "BALI SUPERMARIONETA"
=> "KECAK DANCE"- BALI
=> 'EL TEATRO DE LA MEMORIA"
=> "BARONG, EL GUARDIAN DEL UMBRAL"
=> “¡JERZY GROTOWSKI, RESQUIESCAT IN PACE…!”
"EL CANGREJO ROJO"
"PAVESAS"
"FLOR DE SANGRE"
"FLOR DEL ALBA"
"LA NOCHE AZUL"
"AMBROSIA", y "TOPENG-TUA"
"UTI, LA TORTUGUITA DEL AMAZONAS"
"EL DOCTOR FAUSTROLL"
"DUN, LOS MOVIMIENTOS DEL DIRECTOR DE ORQUESTA"
"MYTHOS CHE"
"!JU, JU; JA, JA!"
LA FLOR DEL ARTE ESCENICO - DRAMATURGIA - "EL GALLO DEL REY"
PANCREATOR -OLEOS-
GALERIA
DRAMATURGIA-DIPLOMADO EN LA U. JAVERIANA
LOS LIBERTADORES
EL NEGOCIO
LADY MACHINE
Libro de visitantes
!OH, BABYLON!
FOTOS OH BABYLONTítulo de la nueva página
 

"EL ACTOR EN TIEMPOS DE GUERRA"

        
                 “EL ACTOR EN TIEMPOS DE GUERRA”
 
                                                                                                        Juan Monsalve
 
                                                                ¿No van a detener ésta matanza de odioso clamor?
                                                                                                                                                No ven pues, que se devoran los unos a los
otros en su indiferencia hacia el espíritu?
                                                                                                               
                                                                                            Purificaciones. Empédocles
 
                Estas notas sobre la relación entre las Artes Marciales y las Artes Escénicas nacieron de la participación en "An Asian Festival of Theatre, Dance and Martial Arts, with International Seminar and Workshop", Calcuta-India'87, organizado por el International Theatre Institute ITI -UNESCO y PADATIK; donde se presentaron las más importantes tradiciones de las Artes Marciales Asiáticas, tales como el Kun Fu, el Tai-Chi, el Zumo, el Hai-Ki-Do, el Karate, el Judo, el Pank-Silat, el Kalaripayattu, el Thang-ta, etc; con relación a tradiciones escénicas, tales como: El Kathakali, El Koottiyattam, El Chhau, el Sankirtana, el Kathak, la Opera de Pekín, el Noh, el Kabuki, el To-Peng, el Barong, el Teyyam, etc.
 
                En el Taller y el Seminario se reflexionó sobre los principios físicos comunes al actor, al bailarín y al guerrero. Observando su origen común en los movimientos de los Animales, de la naturaleza, y de sus raíces mitológicas. 
               
                Se presentaron casos históricos y análisis antropológicos de las relaciones entre Guerreros, Danzarines-Actores. De allí surguieron éstas notas, que sólo pretenden contribuir a la sobrevivencia del Arte en tiempos de guerra.
 
                        ¿Quién nació para modificar la ley del           
                 Destino, para detener ésta guerra?
 
                Las antiguas leyes mantienen la no-perturbación, como dice Píndaro: lo público en clima tranquilo *citado por F. Holderlin, en Ensayos, a través de quienes inspirados en los Libros Sagrados interpretan el cambio de los tiempos como el advenimiento de una nueva era, en donde:
               
Forjarán rejas de arados con sus espadas
y hoces con sus lanzas. No alzará más la
espada nación contra nación ni se
adiestrarán más en la guerra.
 
Isaías
 
                La violencia, esa crueldad que generamos desde nuestro oscuro interior y reproducimos por inercia, por costumbre, y aún justificados y amparados por las leyes del Estado (teatros de guerra), es una violencia atávica, social, cultural, arquetípica y simbólica, donde la verdad se separa cada vez más de las cosas. 
 
                A nombre de palabras como Libertad, Igualdad, Orden, Justicia, Patria, Partido, Revolución y Paz, se mata, se persigue, se tortura, se reprime y se imponen por la fuerza de las armas las creencias que ocultan la más oscura maldad, la sangre vengadora que propaga la discordia y la guerra.
               
                A esa Historia Universal de la Infamia (Jorge L. Borges), habría que agregar la interminable lista de crímenes y atrocidades que guarda en su memoria eso que se ha llamado La Violencia en Colombia. Habría, también, que agregar fríamente y sin horror a El Crimen considerado como una de las Bellas Artes (Thomas de Quincey), los innumerables casos de que somos mudos testigos.
                 Y, desde allí, podríamos pensar lo que va de las Artes de la Guerra a las Artes Escénicas y hacer una especie de recuento y análisis de batallas, crímenes, venganzas, traiciones, conspiraciones y toda clase de iniquidades cometidas con las armas y urdidas desde los abismos del Mal.        
               
                A través de la historia de la dramaturgia, releer los testimonios de la violencia en el teatro (y los teatros de la violencia), e investigar comparativamente cada una de las formas que sobreviven en las culturas de la representación, sobre la guerra y las castas de los guerreros, sus formas rituales, sus ceremonias, sus creencias y comportamientos.
                 Así podríamos centrar nuestra atención en la épica dramática para entender nuestro propio Teatro de la Violencia y volver gesto, danza y música el rumor de la sangre, el tronar de los cañones, el grito de ataque, el rugir de los ejércitos y la sórdida masticación de las fauces de la muerte.
               
                Las célebres muertes y las fatídicas armas que han servido para perpetuarlas, han sido tratadas desde siempre por los grandes poetas del teatro.   Las épicas inspiraron los dramas, las tragedias (la condena de Prometeo, el suicidio de Yocasta, el castigo de Edipo, el sacrificio de Antígona, la venganza de Electra, la locura de Ayax, los cuchillos del César, el crim de Yago, la venganza de Hamlet, el puñal de Macbeth, la justicia de Woyzeck, el crímen de Fausto, la conspiración, el Golpe de Estado y las guerras del Padre Ubú, los Fusiles de la Madre Carrar, las batallas de Juana de Arco, la crueldad de Artaud), así como el sacrificio de los actores santos (J. Grotowski), etc., han representado a lo largo de los siglos esas muertes, esas luchas, esas guerras, esas tragedias para educación, conciencia y catarsis de las multitudes, en la lucha de la inteligencia contra la barbarie, de la paz contra la guerra, de la luz contra la oscuridad. 
               
                Ya Brecht, señalaba la necesidad épica de considerar dentro de la preparación del actor el adiestramiento en las armas de su época. Así como la esgrima lo fue en el teatro del renacimiento europeo, el actor de hoy debería considerar las armas de la guerra actual, lucha que debe encontrar la forma de simbolizar la pelea oscura contra sí mismos, al ser puesta en escena, evitando su literalidad.
 
               
                ORIGEN DE LAS ARTES MARCIALES.- En la utopía de un hombre feliz, se menciona en alguna parte la idea descabellada de convertir, reciclar toda esa chatarra, todos esos hierros, en instrumentos de música, y hacer de todo ese tumulto, esos gritos, esos gestos y esa ira, una fiesta, un carnaval, donde se quemen en juegos pirotécnicos todas las penas, la canción de una nueva justicia en la Tierra.
                 
También allí se menciona el cultivo del cuerpo (los ejercicios para fortalecer y desarrollar los músculos y la agilidad, en la edad del crecimiento y preservar la salud física y mental en las edades del cuerpo), que no debería ser la ruda y brutal milicia que impone espartanamente el culto a las armas, la lucha y la violencia; sino que la armonía del cuerpo se aprende del Teatro, de la Danza y el Deporte, y su mecánica se ejercita en los juegos y las prácticas colectivas.
                               
                El origen de las rudas Artes Marciales se remonta a las artes de la meditación y contemplación, que en la China practicaban los sacerdotes. Al entrar en oración caían en una pasividad y sueño que Bodidharma (discípulo del Buda, que emigró al Tibet), en el Templo de Shaolín, transformó en movimientos de atención física, creando así el Kung-Fu. Las Artes Marciales, devinieron debido a las guerras locales, en artes de defensa posteriormente y en artes de ataque.
 
 
                APRENDIENDO DE KEN, la quietud de la montaña.- En ese “....lugar misterioso que alberga el principio y fin de todas las cosas y donde se realiza la transición recíproca entre muerte y nacimiento”, se origina la violencia como partera donde “unos y otros... están en relación antagónica y no tienen nada en común”. Por eso luchan, por eso se matan, por eso mueren.
 
                 Es el lugar de la Montaña (Ken-I King-Lao Tse).   Habría que detenerse, aquietar el tumulto de ésta tierra de trashumantes y hacer que nuestra “débil naturaleza resista con tenacidad el aquietamiento y fijando los ojos en La Montaña, aprenda de ella y frene sus oídos, sus ojos, su boca, sus palabras, sus manos y sus obras, de envidia, de cólera, de mentira, de venganza, de codicia, de lujuria, de vicio y de violencia. 
                En el extremo agitados, al borde del abismo, los hombres de la guerra padecen de los oídos, el clamor de la batalla los ensordece, las explosiones de las armas los han lastimado y no escuchan sino la voz de la Muerte que los llama.
                Se requieren hombres fuertes y lúcidos (I King) para amansar y detener ésta grande matanza y atender el clamor de las multitudes que reclaman su cimiente, que piden una voz que aniquile los egoísmos y los proteja mutuamente.  
                El que, en la boca de la Muerte, no se da vuelta como para hacerle caso (I King) a éstas palabras, cae por el peso de su ira, masticado, comido y digerido por la Bestia que propaga la desesperación.   El Tiempo amansa con su Rueda, las pasiones y detiene al justo rebelde, al justo gobernante, con firmeza y vigor, sin excitación, y así realiza la gran corrección que exige la Verdad.         
 
                El hombre de conocimiento permanece atento y se recoge renunciando a la maquinaria guerrera, para sostener firmemente su obra y nutrir con ternura la mansedumbre de la concordia. Así comulgan las diferentes creencias y se unen los pareceres más opuestos, dando término a la falsa creencia de que los contrarios se repelen. 
                La frialdad, la suciedad, la sordidez y el horror de la guerra consumen al guerrero que, en sacrificio cierto, se lanza a la boca de la muerte.   Si un rayo de Luz del Cielo volteara los ojos del guerrero y le diera conocimiento, sabiduría e inteligencia para conducir sus fuerzas y tomar el “escudo de su Fe y avanzar con paso decidido, ya sea en favor del viento o contra todos los vientos”, su alegría se albergaría en La Templanza y así podría persuadir al león que amansa a cantar la vieja canción que dice:
 
                                                                                                                “Sale el Sol
                                                                                                                Se pone el Sol
                                                                                                                Y vuelve a salir el Sol”  
 
                Así tambien podría restallar sus armas cual cimbales y platillos, y recordar que su Espada fue forjada en el mismo yunque del viejo herrero (Hermes), quien, al golpe sostenido del martillo en el hierro, creó las notas de la música, la canción mancomunada de las multitudes que en su lucha clamaron y claman hoy día, justicia.
                La fascinación de la sangre derramada recuerda y oficia uno de los más antiguos ritos: el del Canibalismo. La evolución de la conciencia simbólica de las religiones naturales a las religiones reveladas, transformó la comunión con carne y sangre, en pan y vino, hizo la transustanciación de la carne en Espíritu, de la sangre en Alma.
                En la formación de ésta tierra “el Sol... es proyectado al cielo por el cráter de una montaña en erupción. El genio del volcán danza sobre las cenizas azules y rojas... tomando por cabalgadura un copo de nieve llevada por el huracán” (Miloz, citado en La Poética de los Sueños-G. Bachelard) desde la cima del volcán del Ruiz hasta Armero.
 
 
                DANZAS MARCIANAS, RITOS FALICOS.- Esa violencia y agresividad congénita nace de una oscura castración del miembro viril, de una impotencia que atraviesa como espada-falo, como coñón, como macho, el cuerpo de unos y otros, tratando de penetrarlos con semen-plomo (ante la incapacidad de amarlos). 
                 Los antiguos ritos fálicos de la fecundidad fueron proscritos a la sombra y el olvido, reemplazados por cavernícolas danzas marcianas que recuerdan el acecho y el asalto propio de las culturas de los primeros cazadores y pescadores (a plena luz como se ataca y se devora, no solamente a los animales, sino a la naturaleza entera, incluso a los vástagos de su propia madre).           
               
                Las danzas protectoras de los campos y de los labradores Americanos fueron perseguidas por los Conquistadores y abandonadas a causa de la emigración a las ciudades. La vieja alianza entre los hombres, la tierra y los animales, fue olvidada.   El caballo de los ejércitos pisa hoy un extraño estiércol, una masa de crímenes abyectos que se mezclan con las plumas destrozadas de sus antiguas alas. 
                La Conspiración Universal se propaga en los papeles del Carnicero, sus legiones entusiasmadas legislan como fuegos fatuos la pirotécnica de los tiranos, de los pinches tiranos (C. Castaneda) que, montados en cólera, castigan a nombre del Derecho y la Defensa. Se despilfarra el dinero del Estado en compra de armas, creciendo la industria de la guerra. Y así, la juventud pasa, en el delirio de la sangre, ciega...
 
 
                ¿DONDE ESTA ATRAPADO EL ESPIRITU?
                Canto de Ramón Estrada, shamán mazateca-Mexico.
 
                “¿Dónde está atrapado el espíritu?
                ¿Está atrapado en la montaña?
                ¿Está encantado en algún arroyo?
                ¿Está atrapado en alguna cascada?
 
                ¡Buscaré…!
                Y encontraré el espíritu perdido.
                Seguiré sus huellas.
                Regresa espíritu perdido!
                ¡Fuuuu....vuelve! ¡Fuuuu….!
                ¡Vuelve! ¡Fuuuu...vuelve!
                        
 
                DEL CASTIGO Y LA DEFENSA.- “Esto señala la necesidad de emplear castigo, defensa….; culpa e inocencia, frente a un juez justo.” (I King).    La más alta justicia es el perdón, el castigo es la excepción, no la regla. Armarse para la defensa es presuponer el enemigo, crear de antemano un enemigo, el fantasma enemigo, el otro, el diferente, etc. Juntarse acontece en el Cielo (el Rayo de Luz no actúa con crueldad). 
                Hay que remover a los negligentes con rayos (I King). La eliminación de lo envejecido como principio de la revolución, la muda, el cambio de piel que marca las épocas requiere remover la negligencia y la mediocridad con rayos de luz.
 
 
 
                IMPRECACION A LOS PRINCIPES   
 
                Oye Príncipe: La vieja espada, el rayo de la justicia de la        
                Palabra de la ley de Dios: No mataras!
                Oye Príncipe: Los consejos del viejo oirás y responderás a la voz de los               
humildes, los pobres y necesitados, y harás justicia               
                en la tierra con la espada de la Ley de Dios. 
                ¡Adiós a las Armas! 
                A Dios inmolar la noble pólvora y reciclar las máquinas de   
                guerra en bienestar, en fiesta, en carnaval. Cantar a la luz       
                de la esperanza una canción de paz. 
                Liberar a los soldados, a         
                los guerreros, de la guerra y de la muerte.
 
 
 
PREGUNTAS DE UN GUERRILELRO
                Apertrechado en una cueva, a las tres de la mañana
                               
                El guerrero medita en la naturaleza de sus movimientos, atento se apresta a la defensa , idea una estrategia, una táctica, un ataque...¿Cuál podría ser, entonces, la naturaleza de la violencia..? ¿Dónde (fatum, pecado, karma...) se origina..? ¿Acaso esa crueldad que nace en lo más profundo de la selva, ese apetito devorador de vida que mata sin piedad, es un oráculo? ¿Acaso un designio Sagrado? ¿Por qué, entonces, el Agua, el Aire, el Fuego y la Tierra, los elementos mancomunados, castigan sin misericordia pueblos enteros? ¿De dónde proviene esa ira?
 
                El guerrero debería mantener su espalda recta y quieta, de modo que ya no sienta su cuerpo, aquietar los dedos de sus pies y pensar que lo recto aún no está perdido y rogar a su débil naturaleza resistir con tenacidad el aquietamiento. Pero inquieto, no se da vuelta, no escucha. Excitado, extremadamente excitado, al borde de la muerte, siente oprimido su pecho.  
                Anochece y cae en profundo sueño. Sueña con un tesoro escondido en La Montaña, un manso y luminoso Cordero. Y mantiene, en la eternidad del sueño, esa imagen. Ve pasar el Tiempo del Mal, caer rayos del cielo, derrumbar torres y llover piedras de luna sangrienta. 
                Sueña que corrige el rumbo de sus manos, sueña purificándose en un pozo de agua clara, sueña como un niño salvaje, recogido, apretado contra su arma.   Sueña con un mundo mejor. Sueña que comparte la mesa con su enemigo y habla del fin de la guerra. Sueña que a la luz de la luna llenan sus copas, se ve como guardián, como protector de los campos, como el Che Guevara en Bolivia, como el vencedor entrando en la ciudad en carro de guerra, coronado de laurel, sueña...
 
 
                DE GUERREROS Y ACTORES.- “La integración de impulsos psicofísicos, la concentración y el control de la energía, la flexibilidad y la rápida acción refleja, la agilidad, el equilibrio del cuerpo y un sentido de ritmo y movimiento son virtudes tanto del guerrero como del actor-danzarín... Las artes marciales tienen un fuerte contexto ritual, orígenes míticos y orientación cosmológica.” “El Drama, un regalo de los Dioses”. - S. Awashti
               
                En la lucha de los Devas y los Rakshashas (dioses y demonios de India), las artes de la guerra fueron inspiradas por los dioses como se ve, entre otros, en el diálogo de Arjuna y Krishna, en el Bagavad Gita. El primero pregunta si debe luchar, si debe matar a su propio hermano y el Señor Krishna le muestra cómo La Lucha es el paso de La Ignorancia a La Sabiduría por medio de La Acción, la antigua ciencia del Yoga.
                                               
                Paz a todos los mundos...clama el Bhagavad Gita. El Ramayana y el Mahabarata, las Épicas Indias, cuentan las innumerables batallas de dioses, hombres y demonios. La espada empapada en sangre celebra en el ritual su poder de matar. 
               
                Ladanza-drama del sur de la India, el teatro Kathakali, nacido en el siglo XVII, es un combate simbólico que narra estas gestas. La danza de máscaras del Purulia Chhau, del norte, tiene como tema central la lucha de Durga contra Mahisha y su coreografía es de diseño marcial. 
                El Natyasastra, el V Veda, esa especie de Poética india (no-aristotélica), inspirada por el dios Brhama, contiene 108 Karanas o posturas, que a su vez, se hallan esculpidas en los bajo relieves del gran templo de Chidanbaram, dentro de las cuales algunas son posiciones marciales. 
                El Kalaripayattu, que significa arena de combate, es el arte marcial de la misma región de Kerala, que dió al Kathakali su forma. Nacido en el siglo XII, fue practicado por los Nair, casta de guerreros, que más tarde le dió al Kathakali los primeros bailarines y actores.
                 El régimen militar del Kathakali recuerda al Kalary, no sólo en su combate simbólico, sino en su intenso y largo entrenamiento, su arduo aprendizaje, su rigor de hierro y en su conocimiento y concepción del cuerpo, del cual heredó la práctica de los masajes para los actores.
               
                También el Koottiyattam, danza-drama que data del siglo IX, recibió la influencia del Kalary, lo mismo que el Teyyam, rito de dioses en la región de Cannanore-Kerala. En Manipur, al Noreste Indio, el Thang-ta es un arte marcial que proviene de remotas danzas de cacería y de guerra y sus movimientos son trasmitidos secretamente de gurú a gurú y se basan en la antigua ciencia de la Serpiente .
  
                El Thang-ta tiene una estrecha relación con el Sankirtana, danza sagrada en la que el restallante choque de las espadas devino en sagrada y sublime música de cimbales que cantan el éxtasis de Radharani ante el fuego del amor de Krishna.
               
                En coro de 50 a 100 bailarines, el Sankirtana es, quizás, el caso más bello, paradójico y ejemplar, de la relación que en toda Asia existe desde hace siglos entre las artes de la guerra y las artes de la danza y el teatro. Sus continuos, suaves y armónicos movimientos están inspirados en los elementos (el agua, el viento y el fuego) y en los animales que, como el pato, el elefante, la serpiente, la grulla, el cisne y el caballo, se repiten como mantras en celebraciones rituales de noches y días enteros.
                 El Sankirtana pasa del movimiento a la conciencia, del trance a la paz, con su ritmo, con su canto llega al Samsara, al éxtasis. 
                Sheshanaga, la Serpiente de las Mil Cabezas, donde acostado en su vientre, sueña el mundo el Señor Vishnu, es la maestra de los movimientos. La penetración, el corte, el sello, la vuelta, los giros y los saltos (S. Awashti), componen la defensa, el acecho y el ataque. 
                Así mismo, en toda Asia se encuentran las Artes Marciales, que hoy, mal prestigiadas y corrompidas por la moda, el comercio y el cine, han influido desde tiempos remotos las danzas y el teatro. El Noh y el Kabuki japonés, la Opera de Pekin y el To-Peng Balinés, entre otros, contienen elementos marciales y narran luchas y combates propios de sus épicas. 
                Dentro de las artes marciales se cuentan el Kung-Fu y el Tai- Chi en la China, el Zumo, el Hai-ki-do, el Karate, el Judo en Japón, el Pencat-Silat en Indonesia.
 
 
                DE SHIVA NATARAJA.- Para vencer a Maha-Ravana, poderoso demonio, Shiva toma la forma de Nataraja o Shiva danzante. Una de las cosas interesantes de éste mitema, es el hecho de que toma forma de danzante para vencer a Maha-Ravana. Esto nos recuerda la danza como instrumento del guerrero, la danza como arma.
                En el origen mítico de las danzas, Brahma creó las formas: Lasya y Tandava, femenina-masculina, suave-fuerte.
                Tandava es la forma que adopta Shiva-Nataraja para vencer a Maha-Ravana. Sus poderes están representados por cuatro manos: el tambor, el fuego, el valor y la devoción. Y por su tercer ojo, que prefiere no abrir, pues significaría la destrucción total.
                 Sí Shiva toma la forma de Nataraja es porque ve en la danza un poder que no tiene ninguna otra arma. 
                Danzando corta su cabeza con el disco de jade... La danza es un instrumento invisible a los ojos de Ravana, que danza bizarras danzas remedando las danzas sagradas.
                 La profanación de los ritos antiguos fue convertida en show y espectáculo, en divertimento nocturno, y la presencia original de los dioses devino en psicología y tramoya, etc.
 
 
                GUERREROS DE LA PAZ DEL CORAZON.- Runa (el oráculo escandinavo) del guerrero espiritual. La batalla que enfrenta es siempre consigo mismo. La voluntad se refuerza por medio de la acción, sin que importe los resultados a los que se quiere llegar y siendo consciente de que lo mejor que puede hacerse es mantenerse fuera del camino para dejar que la voluntad del cielo fluya a través de él. La virtud que exige es la paciencia, hay que formar el carácter con paciencia. Busquemos dentro de nosotros mismos, en los cimientos de nuestras vidas. Sólo así, podremos tratar con las necesidades más profundas de nuestra naturaleza y aprovechar de nuestros recursos más profundos.       
                                                               
                Las brutales artes de matar, como diabólicas artes , son oscuras fuerzas, contrarias a las artes simbólicas donde el Ejército de Luz (I King) continúa la lucha, el combate escatológico del bien contra el mal. En el Barong Balinés, se muestran éstas fuerzas representadas por Dragones de la Luz y de la Oscuridad.  
               
                La Espada es el símbolo del arte de la lucha, la espada de fuego ardiente, el signo de la victoria de las virtudes contra los vicios.   La espada destructora del mal, constructora de la justicia y mantenedora de la paz es la espada del Logos, la espada-sol, hoja centelleante, rayo de héroes y dioses, conjunción, cruce de luz penetrante y dadora de vida, guardiana de lo sagrado, de la palabra inefable de Dios. 
                 El combate en el que nadie mata y nadie muere es por el dominio de la Acción (el Karma-Yoga), la lucha por la unificación del ser. Lao-Tse, Krisna, Herácles, Buda, Quetzatcoatl, Bochica, Jesús, Mahoma son guerreros de la Guerra Sagrada, por la conquista de la paz del corazón. 
                 El combate entre la luz y las tinieblas es interior, es la lucha que el hombre libra en sí mismo y se realiza con el paso de la ignorancia al conocimiento (sus armas y sus luchas son de orden espiritual).
                Entre los indios Ojibwa, de Norteamérica precolombina, la preparación de la guerra no es un simple entrenamiento físico: introduce a la vida mística por la ascesis
Hoy habia 7 visitantes (34 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=